Este año fue muy distinta, para empezar la hicimos en Instituto Centro, el lugar donde doy los talleres de diseño de juego. Como cada año, la semana previa hicimos talleres de programación, diseño y composición de gráficos y música. Ni hablar que todo esto empezó limpiando el lugar, teniendo que mover desde candelabros hasta cayacs de un lado a otro, pero bueno, era tan solo una advertencia de lo que se venía.

El instituto nos brindó su espacio gracias a Art Naith, no está equipado como la tecnoteca, pero ya que cambiábamos de lugar cambiamos de sistema, cada uno traía su propia computadora y nos acomodábamos como podíamos. Aunque, NO TENÍAMOS INTERNET así que todo dependía de nosotros…

El viernes arrancó con los consejos para una buena game jam de la mano de Pedro Polo, que junto a su hermano Julian me ayudaron a llevar adelante toda la organización y dictar los talleres. Entre los consejos, vale destacar que este año le dieron especial importancia a la música, donde por suerte contábamos con varios dispuestos a componer o tener música e incluso sonidos originales creados durante la jam.

Este año todos ayudaron, todos los participantes se levantaron reservando sus lugares, moviendo sillones, mesas y sillas para tener un lugarsito donde poner sus herramientas.

Cuando el horario marcó las 18, dimos la introducción a la global game jam de este año, que traía muchas sorpresas como el Tobii, un regalo para diseñar videojuegos con seguimiento de ojos, los consejos de supervivencia dictados por Extra Credits (los genios de youtube con consejos de diseño de videojuegos) y un tema que realmente nos tuvo entretenidos y abiertos a muchas ideas. Aquí les dejo para que espíen el video que se daba en secreto:

https://www.youtube.com/watch?v=ynljZUmJv2U

Por supuesto, no faltaron los que llegaron tarde y con el apreturaje que teníamos, tuvimos que movernos de nuevo… aún así, teníamos que estar cómodos durante 48 horas seguidas, refunfuñando un poco arrastramos todo para que los casi 20 participantes, entremos en esos pasillos y habitaciones.

Aunque el espacio era chico, el espíritu era grande, fue mucho más intima que otras veces, compartiendo y trabajando en equipo pero agregando muchas charlas, juegos, payasadas y risas. El calor de la tarde hacía que el pequeño aire acondicionado soplara hasta el cansancio sin mucho efecto, pero por suerte contabamos una vez más con nuestros sponsors de alimentos saludables, la heladería Venecia de villa maría y las frutas de los Hermanos Felipe.

Con el alimento energético ya en la heladera. Los equipos que venían casi ya formados se pusieron a trabajar. La temática era “Waves” por lo que aunque era bastante específico también se podía interpretar de muchas formas. En nuestra sede en particular, los juegos que salieron fueron principalmente sobre el sonido, pero también hubo un par de casos que significaban oleadas de enemigos. En todos los casos, se desarrollaron de principio a fin! la mayoría de los juegos estaban “terminados” (para lo que una gamejam considera terminado) ofreciendo un nivel que explica perfectamente cada mecánica o punto destacable que se quería comunicar.

Entre los participantes tuvimos un equipo de menores jóvenes entusiastas que vienen participando desde hace varias game jams, un equipo completo que estaba trabajando en la GameWorkJam por lo que contaban con experiencia y calidad, el equipo Solfaje (los hermanos polo) que se encargaron de inventar un juego multijugador y tres equipos mixtos, que aprendían los secretos de hacer videojuegos pero usando sus fortalezas como dibujar, diseñar o componer.

Algo para destacar, es que NO TENÍAMOS INTERNET.

Aunque los celulares pudieron cubrir una parte de esta falencia, no eran un recurso abundante o para abusar, así que eso nos dio un aire muy particular en el que todo lo que hacía falta investigar se hacía una vez y se trataba de evitar necesitar el internet para no gastar de más, el resto de las dudas, las resolvíamos entre todos y los recursos eran generados en la jam así que todos tenían trabajo.

Esto de no tener internet funcionó entonces mejor de lo esperado, había menos distracciones, todos trabajaban, se comunicaban y se hicieron cosas casi 100% en la jam.

¿Pero qué hacíamos a la noche sin internet? Jugar! La primera noche estabamos la mayoría bastante concentrados, pero en ese modo de “miro la pantalla a ver si puede leer mis pensamientos y se hace solo”. La fruta y los helados (que llegaban a la noche hechos un licuado porque la heladera no daba) eran un power up con el café pero no alcanzaban.

Así que tomamos armas en el asunto, las cargamos de agua y guerrita de agua un buen rato. Refrescante, agotador pero lo suficiente para despertarnos. Corrimos en la calle como niños de 10 años molestando a los vecinos (bueno había un par de niños de verdad, cualquier cosa fue culpa de ellos).

A la segunda noche, Solfaje nos presentó un juego multiplayer con el que competimos para ganar “keys” de videojuegos. El juego lo hicieron durante la Global GameJam lo cual lo hace un juego oficial de la ggj. En esta competencia de 4 jugadores al mismo tiempo tratando de surfear cubos y controlar nuestros jetpacks, fueron 5 partidos con 4 finalistas y 1 ganador que se llevó 2 keys. El resto, gracias a Nicolas Castez y toda la gente en http://juegosargentinos.org tuvieron una key cada uno (20 hermosos videojuegos nacionales).

Cabe destacar que este año no teníamos comida, por lo que cada uno se la arreglaba como podía y gracias a Jalu, el creador de Star Warships, el juego de mesa, nos deleitó las dos noches con comida cocinada en el lugar (aunque la segunda teníamos hambre y no lo esperamos jaajjaja). Algo que nos dio también un descanso a los organizadores, para poder seguir haciendo jueguitos con el estómago lleno, pero no fue el único que por cuenta propia nos apoyó, todos en la jam traían meriendas o bebidas, como el gran Gaspar Gazzera, que se mandó de frente a traernos unas buenas bolsas de hielo y gaseosas para sobrevivir el último trecho.

Llegaba la mañana del domingo y se entregaron los premios de los concursos, pero faltaba algo que todos esperaban desde el principio, el conocido llavero oficial de la Game Jam de Villa María, grácias a Gustavo Cierra y la Tecnoteca (https://www.facebook.com/educateca3d/), impresos en 3d y representados por una lechuza, que desde la primera versión del 2015 nos acompaña elevando poco a poco sus alas, gamejam tras gamejam aprendo técnicas nuevas para aplicarle y me hace preguntar ¿cómo será la que viene?…

Y pasaron las 48 horas más rápido de lo esperado, en realidad, terminamos mucho antes de lo pautado, al punto que nos sobraron 6 horas básicamente, todos tenían un juego para mostrar bien temprano en la mañana, así que el restante de las horas, las usamos para acomodar, limpiar y prepararnos para la exposición.

Y así, fueron estos 11 grandes juegos: (nota: falta el video de 2 juegos porque se me perdieron los archivos -_-”)

Y casi todos los podes descargar y probar en la página oficial de la global game jam:

Y ya terminadas las exposiciones, limpiado el instituto, acomodados los muebles, no quedaba mejor forma de cerrar, que con un brindis, gracias al aporte de Gastón, el director del instituto, que nos donó una burbujeante y fresca sidra, podrán notar los pelos y caras de 48 horas desarrollando y luchando contra el sueño, pero la reluciente sonrisa de haberlo pasado genial junto a gente que compartía el mismo espíritu, las mismas ganas, el mismo sacrificio,

Eso es todo! los dejo para que puedan probar y testear todos los juegos 😀 cualquier duda que tengan dejen un comentario y recuerden, sigan adelante, héroes!!


Vistas: 86

Comparte las aventuras!


KingPirux On febrero - 2 - 2017
No te olvides de comentar :)

Dejar un comentario

Debe Registrarse para comentar.